El privilegio de escribir, de registrar

De no tanta casualidad llegué a conocer un poco del idioma Toki Pona, un idioma que la verdad se me hacía bastante lindo de ver pues parecían un montón de dibujos tiernos, infantiles, estéticamente apetecibles y relajantes. O tal vez es que en estos tiempos estoy tratando de buscar constantemente eso y por eso le puse ese significado. Pero de alguna forma no podía evitar pensar en el Toki Pona como un idioma que se asemejaba a algo, y en ese momento no recordaba exactamente a qué. Lo único que se me venía a la mente era esta imagen ficticia, cinematográfica y surgida-del-entretenimiento que hace referencia a aquellos sistemas de escritura antiguos.

Escritura maya
Escritura sitelen sitelen usada para expresar registrativamente¿ al Toki Pona

De alguna otra manera, esta vez sí un poco más casual que con el Toki Pona, me encontré con la escritura Maya. Una escritura que, nada más al darle una ojeada rápida, se podría asumir fue la inspiración de la escritura de este otro condioma (conlang).

Eso me llevó a pensar que, puesto que son dibujos, estos sistemas de escritura no son exactamente fáciles de registrar, o al menos no en rapidez. En el caso de la cultura maya, aunque no he investigado al respecto, creo que no me equivocaría al asumir que eran poquísimas las personas que tenían acceso al conocimiento de este sistema de escritura, y no solamente acceso a ese conocimiento sino también al mero uso de ese sistema de escritura, que tal vez sería diferente al hecho de leerlo. (Con eso quiero decir que, tal vez, no necesariamente porque una persona supiera leer en un idioma determinado querría decir que ya estuviera en capacidad de escribirlo, y que, tal vez, esta idea de la escritura-lectura, así tal cual en dos vías, es algo bastante reciente.)

El hecho que sean dibujos como tal -o al menos así es como los veo yo desde mis 23 años en el 2021, en medio de algunos cuantos siglos ya pasados de la entrada a la modernidad, la ilustración y todo eso- hace que me ponga a pensar en la manera en que la escritura requería de un tipo de atención especial, un tipo de expresión ulterior.

En español y en varios de los idiomas modernos, si es que no en la casi totalidad de ellos, nos manejamos por fonética. Tanto es así que al momento de aprender un idioma le prestamos atención a la denotación bajo estándares de la AFI, y que supongo que eso se daría por el uso mucho más verbal que se da a los idiomas por encima de lo escrito como tal, por encima de lo registrado-registrable-escribible.

Con lo anterior tal vez lo que estoy tratando de decir es que me parece que los idiomas actuales lo que tratan de hacer es calcar la realidad auditiva de los idiomas, especialmente aquellos que usan el alfabeto latino, o el crílico, y tal vez el arábico también, aunque el hebreo no tanto por toda la carga mística que se le puede dar desde la Kabbalah. Pero ya tener idiomas escritos, o sistemas de escritura/registrura(? como el Toka Poni o el Maya siento que manejan otro nivel.

Si bien habrán logogramas que tienen una vocalización determinada, desde el propio hecho de dibujar algo el tiempo requerido para reflexionar lo registrado es mayor, y por tanto es interesante ver como una idea compleja logra ser sintetizada desde lo visual antes que desde lo visual-adutizable.


No está por más decir que me parece una labor bastante noble, benevolente y necesaria la existencia de idiomas que nos permitan simplificar las cosas, especialmente en una existencia moderna que en ocasiones, con o sin intención, llega a una abstracción y metabstracción de las cosas, alejándose del presente. Es ahí cuando entraría el Toki Pona, y tal vez la gramática simple del Esperanto.

Gxis poste.

Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vivaldi